CyT_Key_Redes-FB_5Julio

Seguramente tu hogar lo compraste pensando en tu vida en familia: La cantidad de hijos, sus necesidades, las habitaciones y áreas necesarias. Que estuviera cercana a colegios, parques y demás.

Sin embargo, siempre llega el momento en que los hijos deciden abrir las alas e independizarse y es el momento de volver a hacer una vida propia. Aquí comienzan a surgir dudas sobre si la casa que tienes realmente te beneficia ahora que el espacio se ve tan grande.

Si te decidiste a hacer el cambio a una casa perfecta a tus nuevas necesidades, ¡felicidades! estás cuidando tu futuro, inversión y salud. Descubre los factores que debes de vigilar para encontrar ese nuevo hogar.

El tamaño es relativo

Puede que tu primer instinto sea irte a una casa más pequeña, sin embargo esto puede variar dependiendo de tu vida familiar. Si tienes una familia numerosa o está en crecimiento puede que una casa pequeña al final no sea suficiente. Pero si te interesa mantener el mantenimiento y cuidados de tu hogar lo más sencillos posibles, una casa más pequeña es la mejor opción.

Considera tus ahorros

Ve a futuro, examina tus ahorros, pensión y cualquier otra fuente de ingreso y busca una casa que genere gastos de acuerdo a lo que puedes mantener cómodamente.

Piensa en ti

Ahora sí, esta nueva casa debe de estar pensada en tus necesidades particulares. ¿Te encanta la jardinería?, entonces un buen patio es la solución. ¿Tienes un hobby que requiera espacio?, entonces considera una habitación exclusiva para esto. Recuerda, es momento de consentirte.

Considera la vida diaria

Una casa con muchos desniveles, repisas demasiado altas, o demás detalles puede convertirse en un martirio a la larga. Piensa en un hogar que sea cómodo para tu vida actual y futura.

¿Casa vacacional?

Tal vez la vida en la ciudad ya no es para ti, ¿por qué no considerar una casa en el campo o la playa? Este puede ser tu nuevo lugar de descanso donde vivas los mejores momentos de tu vida.