CyT_Key_Redes-FB_22Agosto

La renta de un inmueble puede ser una gran fuente de ingresos extra. Pero si no sabes administrar correctamente tus bienes, el tipo de documentación necesaria o el tipo de trámites, puedes poner en riesgo tu inversión.

Promociona tu inmueble

Lo primero que debes hacer cuando quieres rentar una casa, es dar a conocer la propiedad. Haz los arreglos necesarios y toma fotos que muestren la fachada, se vean iluminadas y representen el ambiente de la propiedad. Entre más atractivo, mayor cantidad de interesados.

Promociona el inmueble, puedes hacerlo en medios tradicionales, una lona afuera de la propiedad, o a través de un portal, como Casas y Terrenos, que te asegura alcanzar a millones de personas.

Conoce a tu inquilino

Agenda entrevistas con los interesados en el inmueble para conocer referencias personales y laborales que te pueden dar una idea del tipo de inquilino que será.

También puedes revisar su Buró de Crédito e historial crediticio, para asegurarte de su solvencia y estabilidad económica.

No olvides lo legal

Antes de rentar una casa, un contrato es fundamental para protegerte y establecer las responsabilidades de ambas partes. Recuerda que el contrato debe de tener nombre del arrendatario y fiador, la descripción del inmueble y la garantía para el cumplimiento de las obligaciones.

Consigue un abogado que realice el contrato y asegúrate que tu inquilino cuente con un aval que lo respalde.

Contrata una póliza

Una póliza te ayudará a cubrir gastos de desalojo, la recuperación de rentas o los daños del inmueble causados por el inquilino. Esta puede ser una medida extra de seguridad para asegurar tu tranquilidad al momento de rentar.

Mantenimiento

Recuerda que mantener tu inmueble en perfectas condiciones será algo que ayudará a incrementar su plusvalía y que lo destacará de otras propiedades en el área, así que recuerda destinar un porcentaje de la renta (un 35% semestral) a reparaciones y mejoras.