Comprar una casa, departamento o terrenos es una decisión muy importante en la vida, por ende, no debe tomarse a la ligera

Adquirir una propiedad y consolidar su patrimonio representa una de las grandes metas para muchas personas, por lo que al momento en que surge la inquietud de hacerlo posible es común que el sentimiento de “no saber ni por dónde empezar” invada a la mayoría. En este sentido es importante tomar las cosas con calma y tener en cuenta los siguientes consejos.

1. Identifica tus necesidades

Desde el número de recámaras, baños y espacios para la vida en el hogar, hasta las amenidades, ubicación, distancia y tiempo a invertir en traslados y desde luego, tus planes a futuro son esenciales al momento de decidirte por un lugar.

2. Financiamiento

El tipo de crédito, monto o aforo, institución (pública o privada), tasas de interés y plazos son factores que deberás comparar a fondo para encontrar aquel financiamiento que mejor se acomode a tus necesidades.

3. El secreto del 30

Los especialistas coinciden en que la cuota mensual de tu hipoteca no debe superar el 30% de tus ingresos totales, de lo contrario podrías exponerte a una situación complicada en materia financiera y te resultará más difícil cumplir en tiempo y forma con el compromiso crediticio que adquieras.

4. No digas sí de inmediato

Controla la emoción, un mercado tan competitivo y con miles de opciones puede hacer que te sientas abrumado o bien, ejercer cierta presión por concluir con los trámites cuanto antes, pero es importante que examines el mayor número de propiedades antes de formalizar la compra.

5. Gastos de vivienda

El enganche no es el único gasto a cubrir al comprar una propiedad. Considera los gastos que conlleva la transacción, tales como escrituras, apertura de crédito, contratación de servicios, mudanza y seguros. En el caso de comprar una propiedad usada, es importante considerar también los gastos derivados de avalúo y reparaciones o adecuaciones necesarias.

6. Plusvalía

Si bien en la mayoría de los casos al comprar una propiedad sólo se piensa en que será para el beneficio de sus propietarios, nunca está de más poner sobre la mesa el potencial de incremento en su valor que pueda volver atractiva su puesta en el mercado en el futuro. Elige pensando las ventajas que representen su ubicación, amenidades, acceso a vías y medios de transporte, áreas verdes, cercanía a centros educativos y laborales, así como de entretenimiento y comercio, etc.

7. Letras pequeñas

Antes de firmar cualquier contrato que formalice la compra, verifica minuciosamente los términos y condiciones vigentes del crédito hipotecario o financiamiento, los derechos y obligaciones a los que te verás suscrito, así como a las responsabilidades de la constructora, comercializadora o desarrollador y las pólizas de seguro contratadas. En el caso de propiedades que no son nuevas, verifica que no existan juicios testamentarios inconclusos, hipotecas pendientes, adeudos fiscales ni de servicios y consulta las escrituras.

Como podrás ver, es necesario atender diversas recomendaciones antes de comprar una propiedad, pero ir paso por paso te ayudará a evitar que tu patrimonio se convierta en una carga. Ten lo anterior en cuenta y decide de manera inteligente con los consejos que garantizan una inversión segura y acorde a tus necesidades.