CyT_Key_Redes-FB_21Julio

Comprar una casa o un terreno es una decisión que cambiará tu vida para bien… o para mal, las pérdidas por fraudes en el sector inmobiliario ascienden los 600 millones de pesos. Desafortunadamente existe todavía mucho desconocimiento de las buenas prácticas en una transacción inmobiliaria, por lo que muchas personas se aprovechan de esto para cometer fraudes inmobiliarios.

Descubre nuestros consejos para protegerte a ti y a tu patrimonio de posibles engaños.

Revisa el estatus legal del inmueble

Antes de firmar cualquier contrato, dar dinero o comprometerte a una compra en cualquier sentido revisa:

  • Que la persona que vende el inmueble realmente sea el dueño, y si es único o si se necesita el consentimiento del resto de los dueños.
  • Que no haya un juicio testamentario inconcluso
  • Que no haya una hipoteca pendiente
  • Que esté libre de gravámenes
  • Que esté al corriente en el pago de sus contribuciones, como el predial y agua.

pexels-photo-513502

Asesórate con un notario

Si no estás seguro de lo anterior, entonces asesórate con un notario de confianza y deja que te guíe en el proceso. Evita hacer trámites en privado, y mejor firma documentos en la notaría para avalar con testigos y dar fe pública de los actos.

En casos de compras en desarrollos, este también podrá verificar el estatus legal.

No te confíes de cualquiera

Si estás tratando con un vendedor, asegúrate de su identidad (tu notario puede ayudarte con eso).

Si estás tratando con un agente o inmobiliaria, asegúrate de que te cerciores que tengan un contrato de adhesión ante Profeco. Esto los certifica para poder hacer estas transacciones y te asegura su confiabilidad, en Casas y Terrenos nos enorgullecemos de trabajar de mano de excelentes inmobiliarias certificadas.

pexels-photo-484504

Siempre hay señales que indican un posible fraude, reconócelas para evitar descontentos y problemas.

Cuidado si…

  • Encuentras una propiedad con un precio muy por debajo del estándar de la zona.
  • Si el vendedor sólo trata por teléfono y se rehúsa a verte en persona.
  • Si te piden y presionan para realizar un de inmediato, incluso sin conocer el inmueble.
  • Se ofrecen (o te cobran) a hacer los trámites administrativos.