En primavera se pondrá en ejecución un programa piloto para subsidiar adquisición de ecotecnologías para hogares mexicanos a través de Conavi y Sedatu

La Sedatu y Conavi planean en abril la implementación de un programa piloto para que los hogares mexicanos accedan a ecotecnologías mediante subsidios con apoyo de NAFIN y FIDE.

 

Según informó la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, la Comisión Nacional de Vivienda iniciará en abril con un programa piloto enfocado a la adquisición de tecnologías domésticas de Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación (denominadas NAMA), el cual consistirá en subsidios para equipar los hogares con paneles fotovoltaicos y calentadores solares de agua.

casa-vede

A la iniciativa se suman también Nacional Financiera y el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), que tienen como objetivo reducir los gases de efecto invernadero emitidos por el uso de energías no renovables, que permiten además un ahorro considerable en el gasto de las viviendas por conceptos de energía eléctrica y gas.

Premio Ecocasa ha sido acreedor del Premio Ashden

La directora general de Conavi, Paloma Silva de Anzorena informó que será en abril el arranque del programa piloto, que otorgará a las familias que cumplan con el perfil y requisitos establecidos para el programa, de microcréditos que cubran el 20 por ciento del costo de los paneles y calentadores, respaldados por NAFIN y FIDE para la adquisición de las tecnologías mencionadas.

 

Complementarias son también las acciones de vivienda sustentable, que en 2015 representaron un gran avance en materia de combate al impacto medioambiental, pues fueron subsidiadas cerca de 125 mil viviendas con características de mitigación de hasta 18 mil toneladas de dióxido de carbono en el país; actualmente están en construcción 30 mil más.

 

Tanto Sedatu como Conavi se han mantenido desarrollando programas de subsidios para la construcción de vivienda energéticamente eficiente en México, apoyados también por otros países como Alemania y Reino Unido, así como del Banco Interamericano para el Desarrollo para la promoción y construcción de viviendas que reduzcan el impacto en el entorno ecológico.