Si estás buscando sacar el mejor provecho a tu inventario de propiedades, Casas y Terrenos te invita a seguir estos 12 consejos y llevar al éxito a tu inmobiliaria implementando un sistema de seguimiento de prospectos.

 

Un sistema es un conjunto de funciones o procesos que relacionados entre sí, cumplen con un objetivo específico, siendo en el caso de una inmobiliaria, el de lograr que las transacciones se realicen de manera exitosa en el menor tiempo. Considera estas recomendaciones de este consejo para el profesional inmobiliario que Casas y Terrenos tiene para ti.

 

InfografiaCyT_08

 

Priorizar las actividades de una inmobiliaria ayuda a una óptima ejecución de recursos y procesos, por lo que un sistema de seguimiento de prospectos resulta clave para el éxito. Y aunque si bien existen diversos modelos se seguimiento, en Casas y Terrenos te proponemos uno de cinco fases. Descúbrelo a continuación.

 

  • Contacto: una vez que el prospecto ha dejado sus datos o a manifestado su interés en la propiedad, envíale un correo electrónico o llámale y hazle saber que estás a sus órdenes, preparado para ayudarle.
  • Identificación de necesidades: seguramente el prospecto te indicará que busca una propiedad con ciertas características, ubicación, precio, etc., para lo cual tú podrás hacerle saber si es esa la propiedad ideal para sus necesidades.
  • Presentación de propuesta: sea que la propiedad de su interés haya cumplido con sus necesidades o requerimientos, o caso contrario, es importante que se lo hagas saber, así como la información necesaria (financiamiento, formas de pago, propiedades similares, etc.)
  • Negociación: otro proceso clave y demandante, pues te conviertes en el mediador entre el prospecto y tu cliente, ante quienes deberás hacer saber las condiciones que pueden mediar y llegar a un punto de acuerdo beneficioso para todas las partes.
  • Cierre: el penúltimo paso para el éxito, pues a pesar de que pareciera ser este el final de la transacción, es necesario además, mantener el seguimiento –ahora no tan puntual, un poco más casual- sólo en caso que en un futuro la propiedad vuelva a estar a la venta o necesites ampliar tu lista de referencias profesionales.

 

Un sistema de seguimiento a tus prospectos –y clientes- es parte del camino al éxito.