Presenta en Viena el proyecto junto a otros ejemplos como Austria, Alemania, Estados Unidos y China.

EcoCasa LAIF es considerado el primer programa en América Latina para vivienda social con altas especificaciones de casas pasivas.

Derivado de los incesantes esfuerzos de la Sociedad Hipotecaria Federal, S.N.C. (SHF) en un materia de financiamiento para la construcción de vivienda sustentable, el Passivhaus Institut Alemán, durante la edición 21º de la Conferencia Internacional de Vivienda Pasiva, desarrollada en abril pasado en Viena, Austria, reconoció al programa EcoCasa LAIF como pionero en América Latina por sus esquemas de crédito enfocados al segmento de la vivienda social, bajo estándares altamente sustentables denominados casas pasivas.

Procedimiento del Programa EcoCasa I

En este marco, y ante más de mil líderes en materia de diseño y desarrollo de vivienda pasiva, el proyecto de SHF destacó por ser una iniciativa impulsada por el gobierno mexicano, el cual, si bien es cierto, representa una contribución en México en aras de generar una cultura de cuidado al medio ambiente en la construcción de viviendas, cobra mayor significado si consideramos que el objetivo de EcoCasa LAIF es edificar cuando menos 600 viviendas bajo estándares internacionales de casas pasivas, mismas que no merman estándares de confort y eficiencia energética, es decir, cada una de ellas reduciría en cuando menos, el 80 por ciento de CO2 (dióxido de carbono), con respecto a una vivienda tradicional.

LAIF logo fondo transparente

Cabe señalar que a este porcentaje de reducción debemos sumar factores como número de construcciones y su periodo de vida útil –el cual en México es de alrededor 40 años- lo que significa que nuestro país con este proyecto estaría abonando al mundo una disminución de entre 74 mil y 88 mil toneladas de dióxido de carbono, a través de la implementación de determinados criterios, sin que ello signifique elevar el costo de la vivienda.

“El programa EcoCasa LAIF es el resultado del compromiso que tiene el gobierno mexicano en materia de reducción de CO2 y, en este sentido, SHF ha unido esfuerzos con la Latin America Investment Facility (LAIF) de la Unión Europea y el Banco de Desarrollo Alemán (KFW) para echar a andar este programa, el cual contempla la entrega de subsidios para cubrir hasta el 70 por ciento del sobrecosto por la implementación de medidas de alta eficiencia y la asistencia técnica personalizada a nuestro personal y a los desarrolladores, a fin de darle continuidad y robustecer este esquema en beneficio de la población”, aseveró el director general de SHF, Jesús Alberto Cano Vélez.

maxresdefault

De igual forma, Cano Vélez explicó que el costo por la implementación de medidas de alta eficiencia energética puede oscilar entre los 5 y 15 mil euros, dependiendo de la zona climática y del tipo de vivienda; por ello, y considerando que se trata de la primera experiencia de construcción de vivienda pasiva masiva en México –sin que ello signifique descuidar los factores de precio y calidad- SHF desarrolló una metodología que ofrece a los constructores la información necesaria en cuanto al uso eficiente de tecnologías y recursos financieros.

Asimismo, agregó que esta iniciativa es resultado de un largo proceso que arrancó con la convocatoria abierta a desarrolladores que estuvieran dispuestos a participar en esta clase de proyectos; así, en la primera etapa, se obtuvieron 12 propuestas de las cuales 5 fueron seleccionadas en 3 zonas bioclimáticas en 5 estados de la República y en la actualidad, está analizándose la posibilidad de integrar a 3 desarrolladores e incluir un proyecto demostrativo en la Ciudad de México, esto con la finalidad de aprovechar al máximo las lecciones aprendidas, aplicar correcciones, reforzar el conocimiento sobre viviendas pasivas, mejorar la calidad del producto y continuar perfeccionando los procesos de edificación.

Este proyecto, resaltó el funcionario- contempla la implementación de criterios de sustentabilidad más estrictos para la industria mexicana de la construcción de vivienda, situación que coadyuvará para que los próximos 2 años, obtengamos algunos datos trascendentes que serán materia prima para la formulación, implementación o continuidad de políticas públicas en materia de vivienda tanto en México como a nivel mundial, pues esa información también será útil para países de Latinoamérica como para Europa, pues les ofrecerá por un lado, indicadores para calibrar sus herramientas de simulación y por el otro, conocerán experiencias en casas pasivas de climas cálidos y húmedos, no frecuentes en algunas regiones, concluyó Cano Vélez.