CyT_Key_Redes-FB_23Oct

 

Tener un huerto en casa es algo que tiene grandes beneficios, tanto para la salud como para el planeta. Los alimentos no contendrán tantos pesticidas ni químicos; debido a que observas el proceso de crecimiento de tu alimento, entras en mayor contacto con la naturaleza, lo que te genera un efecto de satisfacción. Además, cultivar de forma natural evita que productos que contaminan los suelos, aguas y aire sigan siendo producidos, y también reduces el uso combustible ya que no es necesario salir de casa.

Otro punto importante de los beneficios de tener un huerto en tu hogar es que es un buen momento para tener paz, y desconectarse de la rutina. ¿Estás listo para empezar?

Para comenzar es necesario el siguiente material:

Madera

Horca

Rastrillo

Abono (Sustrato orgánico)

 

PASO 1: el espacio

Selecciona el espacio donde vas a instalar tu huerto.

Lo recomendable es que mida 8.20 metros de largo x 1.2 metros de ancho x 60 centímetros de hondo. Para poder tener un tentativo de tu huerto coloca palos para visualizar la zona.

 

PASO 2: alista el terreno

Limpia la zona donde vas a cultivar: quita cualquier hierba, y si el suelo es duro, con un poco de agua y unos días de reposo se ablandará.

 

PASO 3: excarva para sembrar

Una vez que la tierra esté lo suficientemente blanda para hacer la excavación, haz una zanja con una pala. Debe medir 30 centímetros de profundidad x 1.2 metros de largo y 30 centímetros de ancho, justo a un lado del terreno seleccionado.

Sin retirar la tierra, suaviza 30 centímetros de fondo del terreno seleccionado utilizando la horca. Después vuelve a excavar una segunda zanja con las medidas de la primera. La tierra que obtengas de esta nueva zanja la debes utilizar para llenar la anteior.  Suaviza los siguientes 30 centímetros de fondo y repite hasta terminar todo el terreno.

 

PASO 4: el último toque

Cuando hayas rellenado todas las zanjas de tierra con el rastrillo, llena las partes faltantes con tierra sobrante. Nivela la tierra y después riega. Esparce un poco de abono en la superficie de tu huerto usando el rastrillo. Una vez listo el abono, tu huerto estará listo para ser sembrado.

 

Te recomendamos que intentes hierbas de olor (albahaca, cilantro, menta, laurel), jitomate cherry, calabacitas, chiles verdes, lechugas y espinaca. ¡Suerte con tu nuevo huerto!