Business People hangout together at coffee shop

Recientemente, la revista Forbes habló de la era digital cambiando la manera de obtener créditos hipotecarios, la nota menciona que tanto el presidente del Comité Hipotecario de la Asociación de Bancos de México (AMB), Eduardo Reyes, director de Banca Hipotecaria y Automotriz de Banorte, y Cristina Porras Pérez Guerrero, director de crédito hipotecario de Banregio, concluyeron que aún con algunos faltantes, la tendencia hacia facilitar el registro de las hipotecas a través de Internet sin necesidad de visitas a sucursales es una realidad.”

Los bancos están enfocando internamente sus energías para el mercado Millennial, mismo que pronto será la fuerza laboral y adquisitiva del mercado. Una de las formas en que se está haciendo es que “Todos se encaminan hacia la facilitación de registro y trámite de solicitud de crédito hipotecario vía internet, no obstante, aún no se ha podido eliminar que al final haya trato con el ejecutivo a cargo para el cierre del trámite.”

Para lugares como Banregio, esta brecha digital se cerró con Credibox, la startup mexicana que tiene la plataforma de créditos hipotecarios más avanzada y completa. Liderando el mercado, con esta adquisición se han adelantado al menos 10 años en el avance de esta tecnología, logrando con esto competir al tú por tú con los grandes bancos que lideran el sector.

pexels-photo-164497

Otros, como Banorte decidieron lanzar su “Hipoteca en Línea”, que califica los créditos hipotecarios a través del móvil, ahorrando el proceso de acudir a sucursal para iniciar el trámite y la autorización.

Así, se habla directamente a este nuevo mercado, que con sólo ingresar datos básicos, como el valor de la vivienda, el sistema podrá dar un monto de enganche, plazo, mensualidad, tasa de interés, entre otros datos.

De aprobarse ese proceso, un ejecutivo es el encargado de verificar la identidad del solicitante y detonar el proceso de entrega de la documentación física.

De esta forma, el llenado de la solicitud y el envío de la documentación son procesos en línea que evitan tener que acudir a la sucursal. Y, al ser aprobado el crédito, un ejecutivo verificará la identidad del solicitante y detonará el proceso de entrega de la documentación física.

El punto que impide la digitalización en México

En México hay poco más de 120 Millones de habitantes, contamos con 31 millones de casas, esto es un promedio de 4 habitantes por casa, pero la necesidad de vivienda es aún mayor, pero existe un punto que impide que más mexicanos accedan a un crédito hipotecario, en especial de forma digital, esto debido a la gran cantidad de suplantación de identidades que se ha dado en el mercado de México en lo que va del año 2015 hasta hoy, este cáncer que nos estanca como país no ha permitido los grandes esfuerzos de muchos hacia la digitalización del proceso en México para obtener un crédito hipotecario, tarjeta de crédito, crédito automotriz o algún otro trámite de manera digital.

Woman using smartphone or mobile phone

Sin embargo, muchas empresas y startups tratan de lograr innovadoras formas de contrarrestar las suplantaciones de identidad con algoritmos y a través de análisis de redes sociales.

No descartemos que en un futuro nuestro perfil en Facebook diga más que nuestro propio Buró de Crédito y nos de acceso a mejores créditos, o nos nieguen líneas de crédito debido al manejo inapropiado de nuestras redes sociales.

Además, el crédito hipotecario es el más complejo de mover hacia lo digital ya que intervienen muchas instituciones que están lejos de digitalizarse, como el Registro Público de la Propiedad (RPP) o el Padrón de Notarios, que aunque tienen muchos avances en algunos estados de México, aún no dan ese paso hacia la digitalización debido a muchos temas de interés personal y de seguridad.

Conclusión

Aunque en México los bancos o empresas privadas logren digitalizar el proceso del crédito, el verdadero problema radica en las empresas que dependen hacia abajo aún no lo harán, en otras palabras: si se logra que los bancos tengan una plataforma para llevar el crédito en digital, sólo estaría resuelta la mitad del problema, ya que las instituciones como CFE, TELMEX, SAT y un largo etcétera deben de tener una forma digital de validar los datos de sus clientes y homologarlos para poder enviar al banco o empresa que otorga el crédito los datos validados y no dejar en manos de los clientes el manejo de ellos, así evitando la edición de los documentos que el banco no tiene forma de validar que no están editados.

Como se darán cuenta, es un círculo vicioso o virtuoso dependiendo el punto desde donde se vea.