CyT_Key_Redes_FB_Ene16

Cuando compras un bien inmueble, no sólo adquieres una vivienda o el local para el negocio de tus sueños, estás haciendo una inversión. E incluso si tu plan no es convertirte en inversionista de bienes raíces, es importante que cuides lo que gastas en tu futuro, para que con el paso del tiempo mantenga o, incluso, aumente su valor con el paso del tiempo. Eso es, precisamente, la plusvalía.

¿De qué depende que una propiedad tenga plusvalía? Algunos factores son evidentes, y a continuación te los compartimos:

Vías de comunicación

Cuando vayas a visitar un desarrollo o una propiedad, es importante considerar qué tan sencillo es llegara tu destino. Una de las consideraciones que debe tener cualquier constructor es que existan varias formas de hacerlo, mientras más opciones mejor: calles pavimentadas, señalizaciones, transporte público, entre otros.

Entorno urbano y su desarrollo

Servicios, como oficinas gubernamentales o bancos, así como amenidades (cafés, centros comerciales, restaurantes) o la posibilidad de ellos, son buen indicador de plusvalía. Si además hay áreas verdes y espacios para actividades al aire libre, mucho mejor.

¿Qué ves desde la ventana de la propiedad?: el mar, un bosque o parque, el anillo periférico o más casas, todo importa para que el precio se mantenga, aumente o decrezca.

Si tienes dudas, un perito valuador es la respuesta. No sólo revisará la construcción, sus materiales y acabados, te ayudará a determinar si el sitio que eliges es el adecuado para aprovechar mejor tu inversión. Además, siempre asegúrate, cuando se trata de un proyecto que todavía está en construcción, de que habrá lo básico: agua potable, energía eléctrica, alcantarillado y alumbrado público.