En la actualidad existe una gran oferta de desarrollo verticales, los cuales ofrecen una gran gama de opciones y beneficios. Conoce los puntos más relevantes, que de acuerdo a un experto en el tema, debes considerar al realizar una inversión en un desarrollo vertical.

Las sociedades, al ir creciendo tienden a hacerlo verticalmente, ya sea por cuestiones de conveniencia en el tiempo que toma desplazarse de un lugar a otro,  por cuestiones económicas, o por las dos. Esto es:

 

1) Por la conveniencia de aprovechar mejor el tiempo ubicándose cerca de los centros de trabajo, educación, esparcimiento, etc., y/o

 

2) Por la conveniencia de aprovechar mejor el espacio de tierra obteniendo, o al menos pretendiendo así, un beneficio económico ya sea por parte del desarrollador al hacer más rentable su proyecto, o del usuario o cliente final del espacio, que espera un menor precio en relación a un espacio horizontal.

 

Bien es cierto que en algunas ocasiones, fenómenos de estatus o de pertenencia a un grupo social pueden explicar también la existencia de proyectos verticales.

 

En cualquier caso, ¿qué puntos es conveniente considerar al realizar una inversión en un desarrollo vertical? La respuesta se deriva del análisis de los siguientes aspectos:

 

1)    Ubicación. ¿Corresponde al estilo de vida (o de negocio en el caso de oficinas) que se pretende proyectar o atender?

 

2)    Entorno y vías de acceso. ¿Son satisfactorios y acordes a las expectativas?

 

3)    Funcionalidad. ¿Cuenta con los servicios necesarios para lo que se pretende, como elevadores, instalaciones, áreas de esparcimiento, estacionamientos, etc.?

 

4)    Espacios. ¿Son los necesarios, son suficientes, ventilados e iluminados adecuadamente, y están debidamente proporcionados y distribuidos?

 

5)    Relación costo–beneficio. En relación a la expectativa de plusvalía o rendimiento, y tomando en cuenta otras alternativas para invertir, ¿la inversión es satisfactoria?

 

6)    Costo de mantenimiento y administración. Aun cuando cada vez es más cierto que desarrollador y adquirientes deben involucrarse y mantenerse atentos y responsables de un adecuado mantenimiento y administración en cualquier edificio o conjunto, hay veces que las instalaciones, el diseño o el uso inadecuado de ciertos materiales que conforman la construcción pueden permitir prever las dificultades y costos que se enfrentarán en el mediano plazo. 

 

Dentro de la industria inmobiliaria, la inversión en tierra, en un extremo o en aire –por así decirlo refiriéndonos a un desarrollo vertical– son quizás las dos alternativas extremas en que se logra: o la mayor plusvalía o rentabilidad sobre la inversión, o la más riesgosa y onerosa inversión.

 

Por lo anterior, es muy importante hacer un análisis profundo y profesional al evaluar un proyecto de inversión en desarrollos verticales, ya sea que se pretenda construir un proyecto o que se esté pensando en adquirir un departamento, oficina o piso.

 

 

 

Sobre el autor: El Act. Jorge G. Perales Gámiz es egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuenta con una maestría en Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Fue ejecutivo de alto nivel en empresas como Grupo Condumex, Banco del Atlántico y Consorcio Hogar y además socio director en Grupo Guía. Ha construido y administrado diversos proyectos e inmuebles, particularmente desarrollos habitacionales. En su firma actual, JPK Experiencia Inmobiliaria, incluye a un grupo de socios-asesores con amplia experiencia y con un alto sentido de dinamismo y responsabilidad.