CyT_Key_Redes_FB_Dic28

Cuando entras a tu sala o cocina sabes que algo te hace falta. No es que no tengas refrigerador, o que tu sillón ya no te guste: es que el espacio te pide que lo cambies. Ahora que estamos en la recta final del 2017, ¿por qué no empiezas con algunos arreglos en tu casa, pero sin gastar mucho y sin sufrir por trabajos eternos que te llenen de polvo hasta el alma? Te damos unas sugerencias.

El hueco debajo de la escalera

Nunca nos lo creerías, pero cuando aprovechas un rincón que antes sólo mantenías desocupado, o para dejar las bolsas de las compras en lo que te decides a guardarlas, sientes una gran transformación. Abajo de tu escalera es un sitio perfecto para un librero, la camita fina que le compraste a tu mascota o hasta el hogar de tus macetas cargadas de suculentas.

Pinta sin equivocarte

Cambiarle el color a un muro puede darle toda la vida o un toque de elegancia a una habitación entera. Pero para que no apliques el ensayo-error que puede costarte dinero en latas y latas de pintura, puedes descarga una aplicación que te ayude a probar con una simulación, como Wall Painter, disponible para Android e iOS. También pide asesoría a los expertos de la tienda de pinturas de tu preferencia, para que tanto el terminado como el material sean como esperas.

Empapelados, revestimientos, viniles

También puedes agregarle un tono vibrante a tu casa si te decides por un papel tapiz o un vinil amable con los muros (es decir, que puedes quitar sin dañar la superficie). Lo mismo con los pisos: el laminados o revestimiento es de sencilla instalación y no te costará mucho dinero. Si te atreves, también puedes pintarlo, pero revertir el proceso puede ser más complicado.

Para separar ambientes

Un librero que ayude a marcar los límites entre el comedor y la sala, o un muro ligero hecho con tiras de cuerda tensa (de techo a piso) o, tal vez, una maceta rectangular son suficientes para que sientas que vas de un espacio a otro sin abrir una puerta. Nada de tlabarroca, ladrillos o ruido de herramientas por días, y todas las ventajas de un cambio en tu casa.

¿Qué otra cosa se te ocurre?