Tener una casa propia es, muchas veces, sinónimo de prosperidad, patrimonio y, sobre todo, familia. Una casa puede evocar recuerdos de diferentes etapas de nuestra vida, de grandes momentos familiares y de unidad con la misma.

Lamentablemente en muchas ocasiones, la casa familiar llega a ser motivo de división, peleas y rencores ya que al faltar los padres (o quien la haya adquirido en su defecto) ésta suele quedar intestada, generando problemas no sólo legales y económicos, sino también aquellos que merman los valores familiares, consecuencia de una pregunta muy simple: ¿quién se queda con la casa?

Para evitar este tipo de problemas, es importante considerar con mucha anticipación qué es lo que va a pasar con esta propiedad y comentarlo con tu familia inmediata, ya que también podría representar una carga (por el tamaño, mantenimiento o responsabilidades que pudiese conllevar si está en renta) o quedar en total abandono.

A continuación te presentamos tres acciones que puedes llevar a cabo para planear la herencia de tu casa o propiedad y asegurarte de que, llegado el momento, todo quede en orden:

1. Vender la casa a tus hijos

Puedes vender la casa a tus hijos, incluso si planeas seguir habitando en ella, optando por un patrimonio familiar que te permita vivir en ella hasta que fallezcas.

Recuerda que el precio debe ser de al menos su valor catastral mínimo para considerarse legal y evitar problemas de impuestos.

28_blog-casa-venta

2. Heredar a través de un fideicomiso

Esto se refiere a una transferencia que puede ser revocable en vida y que se hace como una especie de regalo post-fallecimiento debido a las consecuencias fiscales.

3. Arreglos equitativos

Esta es una plática que debes tener con tu familia y llegar a un acuerdo con ellos en vida para evitar malos entendidos en un futuro (esperemos muy lejano); discutan cuál piensan que es el mejor uso para la propiedad, si alguno de sus miembros le gustaría vivir en el predio y a los demás recibir una compensación económica, o repartir su valor en partes iguales. Llegar a una decisión que favorezca a todos será la mejor opción.

28_blog-firmar-documento

Sabemos que son temas sensibles, pero también es necesario afrontarlos antes de que sea muy tarde y pueda traer problemas a la familia, por lo que esperamos que esta información te haya sido de utilidad.