Espera tus propiedades están cargando

Chapalita

UN PARAÍSO HABITACIONAL

La colonia que algunos llaman "Ciudad Jardín" es, además de una de las más cuidadas, también de las más antiguas en la Guadalajara contemporánea. Con andadores pulcros, paradas de autobús casi personalizadas, áreas despejadas de árboles y jardines, un puente ahora icónico para Guadalajara (el puente "atirantado" Matute Remus) y una de las glorietas más famosas de la ciudad, Chapalita persiste en ser un lugar que pareciera detenerse, para bien, en el tiempo. Marcó las bases de la urbanización hacia el poniente de Guadalajara alrededor de 1943; incluso, al adentrarse en sus calles interiores, observaremos casas que, probablemente, fueron unas de las primeras en ser construidas dentro de la zona. Desde sus inicios hasta hoy en día, este corazón de jardines se considera un punto privilegiado para vivir, tanto por su ubicación como por su popularidad.

Breves del mercado

Año de fundación: 1943

20,000 habitantes

10,0000 visitantes diarios

2,448 casas habitación

400 comercios

ETIQUETAS

TRANQUILIDADCOLONIA CHAPALITAGUADALAJARAZAPOPANURBANIDADCIUDAD JARDÍNARTEJARDINES

  • Desde Chapalita a UNIVA: 2.6Km
  • Desde Chapalita a Gran Plaza: 1.1Km
  • Desde Chapalita a EXPO Guadalajara 3.3Km
  • Desde Chapalita a Centro Histórico GDL: 6.7Km
  • Desde Chapalita a Aeropuerto GDL: 22.8Km

Ambiente

Encapsulada dentro de la urbe, Chapalita tiene la virtud de ser una zona tranquila. Más que bares y una infinidad de comercios, son los restaurantes, pequeños cafés y, sobre todo, sus hermosas áreas verdes lo que la distinguen de muchos otros puntos en la ciudad. Debido a que se ha mantenido como una zona donde la vivienda prevalece en sus calles interiores, mientras que en las avenidas principales están los comercios, estos suelen ser de tinte gastronómico y pequeños. Aún es posible caminar por sus aceras y tener la oportunidad de envolverse durante unos minutos en el paisaje creado por sus jardines meticulosamente cuidados, parques, pequeñas plazoletas y casas antiguas que nos hablan de una Guadalajara distinta; una que nos remonta a los años cincuenta.


La vida

A estas alturas podríamos suponer que Chapalita es, tal vez, lo más cercano que existe en Guadalajara a la idea de los Campos Eliseos, pues además de sus áreas verdes hay un roce artístico en el aire que impera todos los días; desde pequeños Estudios, galerías, librerías con más de algún gran libro escondido entre sus estantes, hasta su famosa glorieta, que es frecuentada con aún mayor frecuencia durante los fines de semana. Visitarla un domingo se convierte en un carnaval; pintores y toda clase de artistas muestran su trabajo (en exposición y a la venta) mientras familias enteras la recorren o pasean a sus mascotas. Por otra parte, esta "Ciudad Jardin" también es reconocida por ser uno de los puntos gastronómicos fuertes en Guadalajara; en vez de antros y bares encontraremos una gran cantidad de restaurantes en las avenidas principales. Desde comida japonesa, italiana o tailandesa, la oferta gastronómica es versátil y familiar. Leer, escribir o pintar también es otra buena opción si decidimos llegar a uno de los muchos cafés que hay alrededor.


Urbanismo

Chapalita representa el compromiso con sus residentes en un entorno de civilidad, corresponsabilidad y conciencia ciudadana. Persiste como una de las zonas en Guadalajara donde la verticalidad aún no comienza a tomar presencia. Encontraremos pequeños edificios de tres pisos o cuatro, pero estos son unos cuantos. Como se ha mencionado, el paso del tiempo parece no tener apuro en nuestra Ciudad Jardín; las casas que la conforman, cuando no son recientes, pueden ser incluso de las primeras en haber sido construidas en la zona. Encaminadas al sector socioeconómico de clase media alta en adelante, tener una casa o vivir en Chapalita se ha considerado, desde sus inicios, un privilegio. Tanto por sus vías eficaces de acceso como por su ubicación; partir de ahí a puntos referentes como Gran Plaza y Expo Guadalajara es sencillo y rápido, lo cual se ve reflejado en su plusvalía. Aquellas personas que llegaron a poblarla cuando era una colonia joven, ahora o se han retirado o permanecen en sus casas. De ahí que persista un ambiente familiar y tranquilo, donde una de las prioridades para los colonos es preservar todo alrededor: desde las aceras, paradas de autobús, áreas verdes, hasta el tipo de comercio que se asientan alrededor. El precio de las viviendas que la conforman oscila entre $2,500,000 y $15,000,000.


El comercio

b'Gran variedad de restaurantes y caf\xc3\xa9s hacen de Chapalita un corredor gastron\xc3\xb3mico muy interesante, pero ademas encontramos boutiques y librer\xc3\xadas en los rincones menos pensados. '


Lo que amarás