GUÍA DE
CRÉDITO
HIPOTECARIO

TIPOS DE CRÉDITO HIPOTECARIO

Lista de Bancos con Crédito Hipotecario

Cada institución bancaria tiene diferentes planes o esquemas de crédito con los que el solicitante podrá adquirir una vivienda nueva o usada, comprar un terreno, obtener la liquidez necesaria para hacer renovaciones a su vivienda, o bien, mejorar la hipoteca que tenga con otro banco.

Los valores establecidos en un esquema de financiamiento son: el monto a financiar por parte del banco, la cantidad de enganche inicial que el solicitante pagará, así como el plazo para cubrir la deuda, la tasa de interés y el tipo de pago.

El monto máximo que financian los bancos es del 80% sobre el precio de la vivienda a adquirir. Si cotizas con Infonavit o Fovissste, el financiamiento puede llegar hasta el 100%.

El enganche inicial parte del 10% sobre el valor del inmueble a adquirir. Es recomendable que, de tener la posibilidad, el enganche se haga de 30% en adelante, pues a mayor enganche, menor tasa de interés y menor monto a pagar mensualmente. Para pagar el crédito, los plazos van desde los 7 hasta los 30 años.

La tasa de interés puede ser fija, creciente con aumentos programados, o variable con tope. En el primer caso, la tasa permanece con el mismo valor porcentual durante todo el plazo de pago. Con tasa creciente, hay un aumento programado -y establecido desde el primer momento en el plan de pago mensual- en el valor porcentual de la tasa de interés. En la tasa de interés variable con tope, el valor porcentual está basado en las fluctuaciones de la Tasa de Interés Interbancario (TIIE) y tiene un tope porcentual para protección del acreditado.

Los pagos pueden ser fijos o crecientes. Los fijos tienen una tasa y una mensualidad más alta, pero no varía durante el plazo. Por su parte, los pagos crecientes tienen una tasa de interés fija y una actualización porcentual en los pagos mensuales.

Para solicitar un crédito hipotecario, los solicitantes deberán contar con una edad mínima de 18 a 21 años y una máxima de 64 años 11 meses a 69 años (según el banco), comprobar ingresos y antigüedad laboral, presentar documentos de identificación oficiales y comprobantes de domicilio, así como escrituras y fotografías del inmueble a adquirir junto con los tres últimos pagos del impuesto predial y de servicios de agua.

Por otro lado, cada banco solicita que el inmueble cuente con ciertos valores y medidas. Entre ellos: un valor monetario mínimo del inmueble, superficie mínima, vida útil de la vivienda, que ésta se encuentre dentro de una zona urbanizada con acceso a los servicios de energía eléctrica, agua potable, drenaje, pavimentación, banquetas y guarniciones.

En algunos casos, los bancos especifican el número mínimo de habitaciones, baños y lugares para estacionamiento.

Debemos escoger un esquema de crédito hipotecario que esté de acuerdo con nuestras posibilidades de pago y basada en una expectativa realista de nuestros ingresos futuros.

Un método práctico es elegir un esquema de pagos de acuerdo a lo que represente en términos porcentuales de nuestros ingresos mensuales. Preferentemente, dicho pago no debe de exceder el 35% del ingreso bruto mensual para poder cumplir de manera holgada y no tener que pagar intereses moratorios por pagos atrasados.

Los pagos mensuales más altos corresponden a los plazos más cortos (7-10 años) y los más bajos a los plazos mayores (20-30 años).

Si es posible saber que en un periodo mediano de tiempo nuestros ingresos aumentarán, es recomendable elegir un esquema con un plazo de tiempo intermedio.

Verifica también que tu banco no cobre compensaciones por pagos adelantados, y toma en cuenta que hay instituciones que ofrecen beneficios especiales para mujeres.