GUÍA DE
CRÉDITO
HIPOTECARIO

CAPÍTULO 4

Plazos Hipotecarios

Los plazos para el pago de un crédito hipotecario oscilan entre los 7 y los 30 años. Hay planes flexibles donde puedes adelantar pagos y en consecuencia reducir el plazo fijado inicialmente.

En los plazos de pago más largos, la mensualidad a cubrir es menor que en los plazos cortos. sin embargo, tanto los intereses como el monto final a liquidar se incrementan considerablemente en relación con los esquemas con plazos de pago menores.

Por consiguiente, en los esquemas de pago a menor plazo, el monto mensual es mayor, pero la tasa de interés y el monto final a pagar son menores.

Además, la deuda se amortiza más rápidamente en estos plazos, lo que significa que terminas de pagar los intereses y comienzas a abonar al capital en una cantidad de tiempo menor.

Los expertos recomiendan adquirir un crédito con un plazo de pago a 15 años, puesto que el monto final representa 1.5 veces el importe inicial, contra el doble o el triple en los plazos a 20 y 30 años respectivamente.

Existen esquemas en los cuales puedes hacer pagos adelantados sin penalización. Dichos pagos pueden reducir el plazo de pago o bien, el monto de tus mensualidades, de acuerdo a lo que se te permita y elijas dentro del esquema de crédito adquirido.

El plazo ideal es aquel que se adapta a tus ingresos, comodidad y posibilidades de pago, después de toma en cuenta tus gastos fijos y los planes de ahorro o de inversión que tengas para el futuro.