GUÍA DE
CRÉDITO
HIPOTECARIO

CAPÍTULO 5

Enganches Crédito Hipotecario

El enganche representa el porcentaje sobre el valor del inmueble a adquirir que no es financiado por la institución crediticia. Su monto influye en el plazo de tiempo a saldar la deuda, así como en la tasa de interés.

Se puede hacer un enganche desde el 10% sobre el valor del inmueble, aunque en general se recomienda que cubra entre el 20% y el 35%.

A mayor enganche menor deuda. Incluso en los casos en que el aporte de un capital inicial mayor no implique una reducción en la tasa de interés, los pagos mensuales y el plazo serán menores.

Las instituciones bancarias y de crédito otorgan tasas de interés más bajas enganches más altos, mismas que pueden ascender o disminuir hasta en cerca de 2 puntos porcentuales, según el caso.

Al momento de definir el monto de tu enganche, es importante que consideres que habrán gastos adicionales que se sumarán a tu primer pago. Estos gastos incluyen la cuota por apertura del crédito y el costo por escrituración del inmueble.

A eso tendrás que añadir los gastos que se generan al adquirir una propiedad, como pueden ser la mudanza, la compra de muebles, ajustes y reparaciones del inmueble, contratación de de servicios, etcétera.

Además de considerar tus gastos fijos en alimentación, transporte, colegiaturas, pago de tarjetas de crédito, entre otras cosas.

El monto que decidas aportar como enganche tendrá que ser en función de tus posibilidades de pago y de ahorro. Es importante que analices qué representará en términos de dinero mensual un enganche menor o mayor.

Si tienes un ritmo de ahorro constante y cuentas con lo equivalente a un 10% del enganche del inmueble, es preferible esperar a que tu ahorro incremente, puesto que al final, el dinero que no estás dando al inicio, lo pagarás a manera de intereses o en el monto final que resulta de un plazo de pago más largo.